Contamos con entrega a domicilio en toda la CDMX

Salsa de consistencia líquida, ​ muy condimentada y cuyos ingredientes fundamentales son perejil, orégano, ajo, vinagre, aceite, ají molido y un poco de sal. Ideal para la carne asada, empanadas, alcachofas.

Un inmigrante irlandés, James McCurry, conocido como Jimmy, se encontraba en la búsqueda de la salsa Worcestershire o también conocida como salsa inglesa. Al darse cuenta, que su esfuerzo por hallarla en Argentina era en vano, decidió crear su propia receta con los ingredientes que tenía y comercializarla. Así nace el chimichurri, palabra que deriva de su nombre castellanizado por los gauchos: Yimy (Jimmy) – Churri (McCurry).

James McCurry - Jimmy Curry - Cimi Curry - ChimiChurri

La primera regla de la parrilla es bien sencilla: todos –todos– podemos ser parrilleros. Para la segunda se necesita un poquito más de maña: hay que saber preparar un buen chimichurri, pero eso se aprende rápido. El resto lo ponen el producto, el fuego y, por supuesto, la mano del parrillero.

Chimichurri

$120.00
Chimichurri $120.00
Entregas para el CP:

Opciones de envío

Salsa de consistencia líquida, ​ muy condimentada y cuyos ingredientes fundamentales son perejil, orégano, ajo, vinagre, aceite, ají molido y un poco de sal. Ideal para la carne asada, empanadas, alcachofas.

Un inmigrante irlandés, James McCurry, conocido como Jimmy, se encontraba en la búsqueda de la salsa Worcestershire o también conocida como salsa inglesa. Al darse cuenta, que su esfuerzo por hallarla en Argentina era en vano, decidió crear su propia receta con los ingredientes que tenía y comercializarla. Así nace el chimichurri, palabra que deriva de su nombre castellanizado por los gauchos: Yimy (Jimmy) – Churri (McCurry).

James McCurry - Jimmy Curry - Cimi Curry - ChimiChurri

La primera regla de la parrilla es bien sencilla: todos –todos– podemos ser parrilleros. Para la segunda se necesita un poquito más de maña: hay que saber preparar un buen chimichurri, pero eso se aprende rápido. El resto lo ponen el producto, el fuego y, por supuesto, la mano del parrillero.